Por qué seguimos pensando en la boda de Harry y Meghan explicado en gifs

Casi una semana ha pasado ya y aún seguimos suspirando con la boda de Harry y Meghan (como si fuesen coleguis), al igual que medio mundo. No vamos a ser nada originales si decimos que la “Royal Wedding” va a ser uno de los enlaces de la década, pero es que por más que nos fijamos en los detalles… más nos parece un acontecimiento donde brilló el amor, la frescura y la simpatía, por encima de otras cosas y hasta donde el protocolo dejó. Nosotras hemos visto más allá del cuento de la chica que se convierte en princesa, así que nos vamos a atrever a resumir la “boda del momento” con gifs, a ver qué tal nos sale.

La boda mola por… este niño. Nada más verlo en TV, ya supimos que ese día iba a ser algo grande. Un sarao sin un careto de estos, no es un sarao que se precie por muy royal que sea uno. Esa mella, esa risa, ese pelo… chaval, molas mucho y aunque te veas en unos años y mueras de vergüenza, ¡fuiste el protagonista de uno de los momentos más esperados de la boda! 

La boda mola porque… fue feminista. Así se ha declarado Meghan, más de una vez, y así creemos que se dejó ver en sus gestos. Nos gustó que entrase sola a la iglesia, nos gusta que tenga más de 35 años, nos gusta que venga de una relación anterior (y lo haya contando sin tapujos)…¿se nota mucho que nos gusta mucho ella? Y este, este es un momentazo.

La boda mola por…la madre de Meghan. Que también fue sola, que acompañó a su hija en todo momento (también con la mirada y con una mirada cómplice) y que lució su pendiente en la nariz. No dejó de ser ella tampoco en el peinado y eso que, como cualquier hijo de vecino, no tiene que ser sencillo verte de repente en ese berenjenal. ¡Brava!

La boda mola porque… la iglesia era ideal. Pero por favor… si nos casamos algún día que sea en un sitio con lamparitas como estas. Si no es con esa iluminación, no me caso, y punto.

La boda mola por… momentazos como el del coro góspel. La boda en sí fue un ejemplo de integración racial maravilloso, de interculturalidad y de intercambio de costumbres. Y la cara de este señor bien merece que lo saquemos en este post.

La boda mola por… Harry arreglando el velo a Meghan. ¿Alguien no se murió de amor al ver este gesto? Siempre hemos sido muy fans de los barbudos pelirrojos, palabrita, pero ahora necesitamos uno en nuestra vida mucho más. Ay Harry, que cuando éramos pequeñas nos gustaba más tu hermano, ¡qué equivocadas estábamos!

La moda mola porque… somos muy fans de Suits. Si aún no estáis viendo esta serie (Netflix) no sabemos qué estáis haciendo con vuestra vida. La serie cuenta la vida de un bufete de abogados de NY y es entretenida al máximo. Meghan es Rachel en la serie y nos representa en muchas de la situaciones que se crean… eso sí, las faldas de tubo y los tacones le quedan mucho mejor que a nosotras…

La boda mola por… David. Por Beckham y por su traje. Ha pasado una semana y todavía nos entran sudores al ver a este señor (y su traje impecable) entrando a la iglesia (con Victoria). Nos da la sensación de que en esto, hay unanimidad (mundial).

Pero por encima de todo, la boda mola por… miradas como esta. Esperamos que la relación les dure toda la vida, pero si no…el tiempo que estén habrá merecido la pena por esta forma de mirarse.

¡Qué viva el viernes y qué viva el amor!

Hasta el lunes.

Publicado en: Bodas Etiquetas: , , , .
Dejar un comentario

¡Adiós tartas fondant, holi tartas de números!

Cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo con respecto a repostería bonita, van y aparecen las tartas con números. Unos pasteles bonitos, muy fotogénicos, bastante más ligeros que los fondant y, encima, dicen que son bastante fácil de hacer.

Normalmente llevan varias capas de masa de galleta (aunque también las hay de bizcocho), están rellenas con una crema de mascarpone y decoradas con frutas, flores, chocolates, golosinas…

Nosotras aún no las hemos probado pero así, de primeras, nos parecen una maravilla.

Os dejamos algunos ejemplos:

tartas de númerostartas cumpleañostartas tartas numero

Vía: 1 / 2 / 3 / 4

Además, no tienen porqué hacerse solo con el número del cumpleañero. También pueden hacerse con forma de letra, corazón…

tartas corazon diytartas letra

Vía: 1 / 2

No sabemos qué opináis pero a nosotras nos parecen unas tartas de lo más originales y perfectas para sorprender a los cumpleañeros, ¿no os parece?

Os dejamos un diy que hemos encontrado, en el que está muy bien explicado cómo hacerlas. Esperamos que os guste.

¡Hasta mañana!

Publicado en: Cocina bonitista Etiquetas: , , .
Dejar un comentario

Bordar en feminista, la labor más allá de las flores

No os descubrimos nada si os contamos que el bastidor, las agujas y los hilos siempre han sido algo femenino (que no necesariamente de mujeres). A nuestras abuelas y madres las enseñaron a coser y bordar (y generaciones anteriores), aún hoy, de hecho, estas labores siguen siendo realizadas en su mayor parte por mujeres (no tanto de forma profesional, sino como hobby) pero algo ha cambiado recientemente: el bordar ya no es solo femenino, sino que ahora también es feminista.

Se siguen bordando flores y nos encanta, se siguen bordando corazones y lazos y nos parece una maravilla, pero empezamos a ver en bastidores puntadas con mensaje, frases o símbolos que no hacen más que mostrar una realidad. Si le vamos a dedicar horas y horas a una labor, qué mínimo que elegir lo que queremos expresar, ¿no?

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 

Más o menos canalla, con más o menos delicadeza en el mensaje… lo cierto es que se pueden bordar algo más que flores, plasmar realidades y el resultado sigue siendo igual de bonitista. Estamos enamoradas de todos y cada uno de los que os mostramos en este post…

Vía 1 // 2 // 3 // 4 // 5 // 6 // 7 

¿Qué os parecen este tipo de bordados? ¿Os gustan más o menos explícitos?

Hasta aquí nuestro post de hoy…pero tranquilidad, volvemos mañana con más. ¡Buen día familia!

Publicado en: DIY Etiquetas: , , .
Dejar un comentario

Recetas para dipear y mucho más

Dip, dip, dip. Solo es empezar. Aunque a nosotras nos gusta más el verbo mojar, la verdad es que no nos podemos negar a un buen “dipeo”. Cosas modernas, que diría mi madre. Entiéndase dipear como el hecho de usar doritos, crudités (otra modernidad, verduras de toda la vida cortada) o cualquier tipo de pan para servirse y comer cremas y salsas. El guacamole con nachos o el hummus de cualquier local del siglo XXI que se precie. Críticas aparte a modas de usar palabros extraños, lo cierto es que un buen “dipeo” es un gran plan para cualquier aperitivo y picoteo. Si el dip se acompaña de una buena charla de amigas, ya sí que sabe genial. Por eso, hoy os traemos recetas para dipear y lo que surja.

Paté de atún y mejillones / Dip de aguacate y mango

El arte del “dip” no entiende de ingredientes, todo vale: pescado, marisco, verduras…Hasta hemos encontrado alguno que otro con chorizo o salchichón (Celia, comparte tu receta que es la creme de la creme).

Pate vegetal de pimiento y nueces // Dip de queso feta // Ricotta dulce de macadamia // Hummus de remolacha 

Sin un poco de aguacate o un hummus, este post no sería un post serio. Por cierto, muchas de estas recetas son vegetarianas y veganas, ideal para un lunes sin carne.

Dip de cebolla caramelizada // Paté de mejillones // Dip de queso, espinacas y alcachofa

Con las recetas para “dipear” en la mano, ahora sólo nos falta un poco de tiempo, cuadrar agendas y ponernos manos al dip.

Feliz martes

Publicado en: Cocina bonitista Etiquetas: .
Dejar un comentario

Bonitistas viajeras: Cantabria (pero con un bebé)

Hace un par de años dos de las bonitistas hicieron su escapada por el norte. Y vinieron tan encantadas, que una servidora se quedó con muchas ganas de ir, especialmente a Cantabria. Así que, aprovechando el puente de san Isidro, buscamos una ruta fácil para huir de Madrid 4 días, con la compañía de un “bebé” de 2 años.

Os dejamos nuestro itinerario por si os animáis a hacerlo:

  • Día 1: Visita al Parque de Cabárceno.

¡Una maravilla! Y es que no tiene nada que ver con un zoológico convencional. Cabárceno es un parque natural, situado sobre una antigua explotación minera y con montones de animales de todo tipo. Y es tan grande que podéis pasar allí todo el día tranquilamente. Además, está al lado de Santander y es una visita muy recomendable, sobre todo si vais con niños.

Cabárceno, Cantabria

  • Día 2: Comillas, San Vicente de la Barquera y Santillana de Mar.

Son 3 pueblos que están muy cerquita entre sí y con muchísimo encanto.

En primer lugar, fuimos a Comillas que fue, para nosotros, el más bonito y el que tenía más cosas para ver. Paseamos por sus calles empedradas, nos asomamos a la playa (aunque no hacía un gran día), después visitamos el Capricho Gaudí y, por último, nos acercamos en coche hasta la Universidad, que además tenía unas vistas preciosas de todo el pueblo.

Después nos fuimos a comer pescado (riquísimo) a San Vicente de la Barquera. Otro pueblo chiquito, pero precioso.

Y por la tarde nos acercamos a Santillana de Mar, otra maravilla de pueblo empedrado. La única pega fue que nos diluvió en nuestro paseo, pero bueno, no nos impidió tomarnos unos ricos sobaos en el famoso Obrador Casa Quevedo. ¡Muy recomendables!

Satillana de MarSantillana de Mar, Cantabria

  • Día 3: Santander.

El tercer día visitamos Santander. Aprovechando que hacía sol nos dedicamos todo el día a pasear. Andamos por todo el paseo marítimo hasta llegar al Palacio de la Magdalena. Después continuamos hasta la playa de El Sardinero, donde comimos, y volvimos callejeando hasta el centro. Terminamos agotados pero habiendo disfrutado muchísimo de la visita.

Palacio de la Magdalena, Santander

Cantabria

  • Día 4: Santander y vuelta a Madrid con mini parada en Burgos.

El último día antes de irnos dimos una vuelta por el centro de Santander. Nos acercamos a la catedral, pasamos por la plaza del Ayuntamiento y después nos llegamos en el coche hasta la playa de Mataleñas, un sitio precioso y con unas vistas increíbles de todo Santander. ¡Una pena que no hiciera bueno!

mataleñas

Luego, de regreso a Madrid, paramos en Burgos a comer y aprovechamos para dar un mini paseo por el centro.

Catedral de Burgos

Y hasta aquí nuestra mini escapada por Cantabria. Un sitio muy verde, con pueblos con mucho encanto y que se come de maravilla. Lo tiene todo para tener que volver próximamente, ¿no os parece?

¡Hasta mañana bonitistas!

Publicado en: Viajes Etiquetas: , , .
Dejar un comentario